miércoles, 11 de enero de 2017

Nacho Montoto, una amarga despedida. D.E.P.

Amigo Nacho, en esta imagen estabas leyendo con ilusión y nerviosismo tu primer poemario, que fueron dos, en un lugar que siempre estará vinculado a ti, Las Noches del Cangrejo. Desde la editorial que vio nacer tus dos primeros poemarios queremos agradecerte todo lo que caminaste con nosotros, todo lo que hiciste por nosotros. Te has ido de manera sorpresiva, tal y como viniste, y nos han quedado muchas cosas por hacer. Te recordaremos siempre. Muchas gracias por todo.


Presentación de su primer poemario "Mi memoria es un tobogán / Espacios insostenibles" en Cangrejo Pistolero Ediciones.

Presentación de "Superávit", su segundo poemario que además de editar, tuve el gusto y el privilegio de ilustrar. Cangrejo Pistolero Ediciones.


Una de las tantas veces que los medios de comunicación tradiciones se hacían eco de sus logros.


En el 5º cumpleaños de Cangrejo Pistolero Ediciones.


Nacho en Las Noches del Cangrejo, era un habitual.


En El Perro Andaluz disfrutando de un recital.


Presentando su primer poemario en Las Noches del Cangrejo.


En Córdoba, en algún evento en el que estábamos implicados.


Presentando "Binarios" en la Sala Cajasol. Como véis yo estaba en silla de ruedas pero nunca me ha gustado fallar a un buen amigo, y Nacho quería que yo estuviese.


Nacho Montoto ha sido un amigo, un compañero imprescindible y querido en lo que llevo de vida. Su muerte nos ha dejado conmocionados a muchos de nosotros, pero yo siento de manera muy cercana su ausencia. Si vuelvo la vista me encuentro a Nacho hace más de 10 años, viniendo a Sevilla por primera vez, hablando de cultura, de Poesía y filosofando sobre la vida y el futuro. En tan solo 37 años nos ha dejado mucho. Era incansable. Tengo mil anécdotas que hablan mucho de cómo era, y que intentaré contar poco a poco. No puede perderse alguien que trabajó desde la nada y que lo estaba consiguiendo todo. No tenía sueños complejos, pero sí difíciles, y era todo un ejemplo de superación que sin duda inspiraba a muchos a conseguir sus metas. Quedar con Nacho era algo habitual para mí, algo sin importancia, que ahora veo con otros ojos. Teníamos tanta cercanía, habíamos vivido tanto juntos, tantos proyectos, tantos actos, tantas historias, tantas conversaciones, en definitiva, tantas experiencias compartidas que hablábamos con confianza de todo y de todos mientras el tiempo se reía. Las Noches del Cangrejo fue para nosotros una escuela. Allí aprendimos mucho de lo que ahora sabemos de Poesía, y Nacho no se perdía una. Además de haberle dado sus dos primeros poemarios, tuve el placer de ilustrarle el segundo, ya que él quería que fuese yo el que lo hiciera. Así era Nacho. Cuando quería algo lo conseguía. Tardase lo que tardase. No tenía prisa. Contaba conmigo para todo, y yo contaba con él. Me dio mucho, nos dio mucho a muchos de sus amigos, y eso es algo que siempre le agradeceré. Y también tenía la virtud de ser agradecido, cosa que en estos tiempos parece no tener demasiado valor. Siempre me decía que él no se olvidaba de dónde había salido, aunque otros lo hicieran. Aportó mucho para que Perfopoesía fuese lo que es, aunque estuviese en la sombra, y no dejaba de apoyar este evento que también era el suyo. Querido amigo Nacho, nos has dejado de manera sorprendente y terrible, pero nos dejas mucho. La cosa no acaba aquí. Te recordaremos y haremos todo lo posible para que tu legado no se diluya. Hasta siempre amigo.

Antonio García Villarán.

CATÁLOGO CANGREJO PISTOLERO EDICIONES 2011

Catálogo Cangrejo Pistolero Ediciones, junio, 2010. Nº, 1.